martes , 20 agosto 2019 4:07 am
Photo: Dave Lintott / lintottphoto.co.nz

Por la recuperación, por Frankie Deges

Jaguares está en el largo regreso a casa, desde Tokio con una larga parada en Auckland. Cuando lleguen, deberán enderezar un proceso que solo tiene un triunfo en la tabla del haber. Frankie Deges aporta su visión de lo que viene pasando en el Súper Rugby.

Duele, obviamente que duele. La derrota en Tokio de Jaguares en la novena fecha del Súper Rugby no fue tal vez lo que se esperaba por varias razones. Pero así se dio y por alguna razón, se mantiene el maleficio del Prince Chichibu, allí donde unos Pumas con demasiada renovación y con Mario Ledesma como capitán, cayeron con Japón en 1998.

No hay relación entre uno y otro partido, tan solo la sede y lo lejos que queda aquel viejo Imperio del Sol Naciente. Y ese es un factor que no puede soslayarse.

Sí, Jaguares debería haberle ganado a Sunwolves, máxime cuando estos venían de comerse una goleada histórica el fin de semana anterior frente al único rival que había perdido contra el representativo de nuestro país.

La combinación de factores hizo que no fuera triunfo lo que hace aún mas largo el viaje de regreso a una Buenos Aires que los espera no con el descanso deseado sino con mas de lo mismo: el sábado, en Vélez Sarsfield, enfrentarán a los Southern Kings.

Quien diseñó el fixture – no hubo bola fría y bola caliente como solía usar la corrupta FIFA para digitar partidos – tal vez tuvo en cuenta poner a los dos equipos a prior mas débiles, ergo junto a Jaguares los tres debutantes, como rivales en el cierre de la durísima gira por Nueva Zelanda. Si no se arma el Súper Rugby cual rompecabezas de múltiples piezas es imposible llevarlo a cabo por los viajes que todos los equipos deben realizar.

Entonces, tras jugar con Stormers, Blues, Hurricanes y Crusaders, venían dos partidos…digamos livianos, contra las franquicias de Japón y la que tiene base de operaciones en Port Elizabeth. Dicho sea de paso, ambas tuvieron sus contratiempos en el camino hacia el arranque del Súper Rugby, mucho mayores que los acomodamientos operativos de todo nuevo emprendimiento como fue para Jaguares.

Sunwolves no tenía definido ni plantel ni staff de entrenadores a fin del año pasado y la Eastern Province Rugby Union, en parte propietaria de los Kings, acaba de ser intervenida por la Unión Sudafricana por sus desbarajustes financieros. En este terreno, Jaguares ya arrancaba ganando.

No creer lo que algunos dicen

Tal vez tomando una hoja del manual de Eddie Jones, el hábil operador de prensa especialista en embarrar la cancha del rival de su equipo – entrenó a Australia, ayudó a los Springboks, Japón y ahora Inglaterra además de varios clubes y franquicias de primera línea – hubo algún que otro entrenador y dirigente que en la previa del arranque del Súper Rugby planteó que Jaguares era candidato. Hubo quienes se creyeron esa posibilidad.

El análisis que hicieron para llegar a esta conclusión pasaba por la cantidad de Pumas en el plantel, por el cuarto puesto en el Mundial de Inglaterra 2015 y el buen juego de nuestro seleccionado.

El análisis que no hicieron para llegar a esta conclusión pasaba por el desconocimiento natural de la UAR y Jaguares ante lo que era una nueva competencia con la particularidad de tantos viajes, el necesario período de adaptación y la consecuencia semanal de jugar a un nivel antes desconocido.

Esto pone, entonces, en evidencia lo bien que le ha ido a Los Pumas en estos años de Rugby Championship enfrentando a los mejores de los tres países más fuertes del mundo ovalado.

Si desde antes de empezar era difícil entender como surgían los clasificados, el cruce de franquicias, quien era de donde y para que servía cada partido – cuanto más sencillo hubiera sido hacer un round-robin, todos contra todos – menos interesa ahora saber qué chances tiene el equipo del Aspirina Pérez y Agustín Creevy de clasificar a la siguiente instancia.

Quedan mucho rugby por delante tanto con la camiseta negro o naranja y también con la celeste y blanca. Quedan partidos complicados, otra gira por Sudáfrica, tres test-matches en el medio. Entonces lo que hay que administrar, algo que se viene intentando con tanta rotación, es mantener fresco al jugador.

La experiencia es clave

¿Porqué juega todos los partidos Tomás Cubelli en Brumbies? El suyo es un equipo con 21 años de historia en este torneo, que aprendió qué hay que hacer para mantener fresco al jugador, que entiende el lenguaje no verbal que surge del agotamiento y la necesidad del descanso. Brumbies, como tantos otros equipos, tienen hace temporadas bien claro a qué quieren jugar y cómo conseguirlo. Entonces, el trabajo duro se hace en la pretemporada y después es tan sólo sintonía fina entre semana.

Piensen en la NBA y los 82 partidos regulares de su temporada. Entre viaje y partido y viaje y partido hay poco tiempo para modificar mucho sobre la marcha. Ellos usan el descanso y la rotación como un necesario reloj del equipo – Manu Ginóbili se quejaba este año de que Greg Poppovich le daba descanso. Hay que terminar el año y para eso, el recorrido es clave.

Más cerca de nuestro rugby, Santi Gómez Cora usa el cronómetro para establecer cuantos minutos juega por torneo cada jugador y así mantenerlos frescos.

Entonces, la historia y la experiencia – dos factores que Jaguares hoy no tienen – ayudan a comprender cómo se maneja esta bestia llamada Súper Rugby.

El largo regreso

Cuando pasen por migraciones de Ezeiza el martes a la noche, llegarán a sus casas, buscarán el calor familiar pero sabiendo que el sábado nuevamente tendrán que salir a la cancha para jugar con la necesidad de encauzarse en el juego. Eso les dará confianza y el envión para la segunda etapa del torneo.

Hay algunos que están más descansados en Buenos Aires listos para ese partido, pero habrá también jugadores que están en proceso de recuperación mental, horaria y física.

Después si, el lujo de tener una semana libre en la que lo que hayan aprendido determinará si se les exige que ni siquiera pisen el Buenos Aires Cricket & Rugby Club y no piensen en rugby. Tal vez las necesidades son otras. Esto surgirá de lo que aprendieron en el camino.

Se escapó una oportunidad de sumar un triunfo en una Tokio esquiva para los equipos argentinos. El sábado hay otra oportunidad importante, en casa, de sumar un segundo triunfo.

Por Frankie Deges
www.aplenorugby.com.ar

Compruebe también

Los Pumas van por la revancha en Pretoria

El Head Coach de Los Pumas, Mario Ledesma, definió la alineación que saldrá a disputar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *